Vistas en blanco y negro.

Al igual que otras puertas en cualquier población agrícola, algunas nos trasladan a un pasado cercano.

Paseo matutino, me encuentro con auténticas joyas fotográficas.

La piedra montada una sobre otra, y la puerta de madera añeja da entrada al rebaño después de pastar en el monte.

Son las siete de la mañana apenas un hilo de luz ilumina el pueblo.